Un amor como ninguno
Tomado: www.labandadeldiablo.net


Hay cosas en la vida que un hombre no cambiaría por nada en el mundo, su amor, su mama, y por supuesto, su equipo. Son esas cosas las que le dan sentido a la vida. Explicar lo que uno siente por ellas resulta imposible, y sobre todo cuando se trata de un sentimiento tan irracional que no se puede tocar, solo se puede vivir. Siempre me he preguntado que es América, y para fortuna mía, nunca he encontrado la respuesta. Tal vez, por eso es único e incomparable.

Sin duda, el año que pasó, quedara en la retina de todos aquellos que tuvimos la fortuna de ver al rojo dar la vuelta. Un equipo que no necesito de nombres para quedar campeón, solo bastó el amor por una camiseta que inspira respeto en todas las canchas de Suramérica. Y eso, es lo único que yo les pido a los jugadores, amor, sentimiento por una camiseta que representa a millones de hinchas regados a lo largo y ancho del país, y por supuesto, en el mundo entero. Por cosas de la vida, alguna vez me encontré en una ciudad del viejo continente, mas concretamente en Vigo, España. Hablando con un joven que no superaba los 25 años, me preguntó de qué equipo era hincha. Yo, con orgullo le respondí que era del América.  El joven me dijo, “del América de Cali, el de la libertadores”. Debo confesar, quede sorprendido. Estaba lejos de casa, lejos de mi país, en una ciudad que tal vez resulta poco conocida para nosotros, pero no ajena al buen fútbol del América. Siempre pensé que en España el equipo conocido era el Millonarios, el de Di Estefano. Pero no, era el América, ese que sorprendió al mundo del fútbol en la década de los ochenta, y que en los noventa se consagró, quedando incluso de segundo en el ranking de clubes, solo superado por el Juventus.  

Ahora que nos encontramos cerca de un nuevo certamen continental, que por cierto, resulta bastante especial si tenemos en cuenta que es el número 50, la ilusión vuelve a renacer. No se si tal vez este año sea el de la tan anhelada copa. Tampoco tengo la certeza que el equipo vaya a superar la primera ronda. Pero si tengo una alegría inmensa de que el rojo vuelva a jugar la copa, esa que lo hizo tan conocido y tan temido en los estadios del continente. Esa copa, que se ha convertido en el amor imposible de todos los hinchas americanos. Esa, que ha estado tan cerca y tan lejos a la vez. 

Como es de costumbre, las contrataciones del América este año no son de nombre. Como es de costumbre, este año vuelve a  surgir la duda de lo que pasara a nivel institucional. Pero más allá de eso, tengo la tranquilidad que los jugadores que van a disputar el certamen, lo harán con toda la entrega, con todo el amor por la escarlata. Y más tranquilidad me da saber, que esos jugadores van a estar respaldados por una hinchada que a lo largo de su historia, ha demostrado que es la más grande, la de más aguante. Esa, que a pesar de las dificultades siempre ha estado ahí, alentado, llevando el carnaval a todas las canchas donde ha jugado América. Esa que sorprendió en Argentina por que viajó durante una semana y aguanto el frió de las calles bonaerenses, solo por ver al rojo.

No necesito ser el más veces campeón, o ser el equipo más copero para sentirme orgulloso de mi equipo. Me basta con este amor que algunos consideran ilógico. Me basta con tu simple existencia, gracias “mechita”.

HINCHAS POR EL ROJO
Esteban Parada


Proxima Fecha
Copa Mustang II

América vs Nacional
Estadio Pascual Guerrero
Sabado 19 de Julio
6:00 p.m.
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=